Print
Request Appointment

Doctors and providers who treat this condition

Tipos de pérdida de audición en los niños

Hay tres tipos principales de pérdida de audición. Estas son: pérdida de la audición conductiva, pérdida de la audición sensorineural y pérdida de la audición mixta. El audiólogo (profesional de la salud que se especializa en problemas de la audición) de su hijo puede decirle qué tipo de pérdida auditiva es la que tiene su hijo. El audiólogo también puede ayudarle a determinar cuáles son los pasos siguientes en la atención de su hijo. Esta hoja presenta una descripción general de los diferentes tipos de pérdida de audición.

Ilustración que muestra partes del oído, y pérdida de la audición conductiva y de la audición sensorineural.

¿De qué manera oímos?

El oído tiene tres partes, y cada una cumple su función. El oído externo recibe el sonido y lo envía al oído medio. Allí, el sonido se convierte en vibraciones, las cuales viajan hacia el oído internodonde pequeñas “células auditivas” (los cilios) y el nervio auditivo convierten las vibraciones en impulsos nerviosos (señales). Esas señales se envían al cerebro. Así, el cerebro detecta de qué oído está proviniendo el sonido. Cuando hay pérdida de audición, un bloqueo temporal o un problema permanente dentro del oído o del cerebro impide que los sonidos se oigan o se comprendan.

Pérdida de la audición conductiva

La pérdida de la audición conductiva es común en los niños y puede afectar uno o ambos oídos. Para que una persona oiga, las señales sonoras deben pasar desde el exterior del oído a través del canal auditivo y del tímpano hasta el oído interno. La pérdida de la audición conductiva se produce cuando el sonido queda bloqueado de manera parcial o total en el oído externo o el oído medio. Algunas de las causas pueden ser:

  • Acumulación de líquido detrás del tímpano (una complicación que puede darse cuando hay infecciones de oído a repetición).

  • Acumulación de cera en el canal auditivo.

  • Problemas con el tímpano.

  • Infección.

  • Crecimientos.

  • Formación anormal de los huesos del oído.

  • Un objeto atascado en el canal auditivo, como un trozo de comida o una pieza de un juguete.

La pérdida de la audición conductiva suele ser temporal y puede mejorar con procedimientos médicos o quirúrgicos. Una vez solucionado el problema o el bloqueo, la audición suele volver a la normalidad. Si la causa es la acumulación de líquido detrás del tímpano, puede que le inserten pequeños tubos en el tímpano para ayudar a drenar el líquido. Su proveedor de atención médica puede explicarle mejor qué es lo que está causando la pérdida de audición en su hijo y cómo puede tratarse o manejarse.

Pérdida de la audición sensorineural

La pérdida de la audición sensorineural puede afectar uno o ambos oídos. Se debe a problemas con el oído interno o a daños en las células auditivas o en los nervios que están en el interior del oído interno. Para oír correctamente, esas células auditivas y esos nervios deben procesar el sonido y llevarlo hasta el cerebro. Así es como el cerebro sabe lo que “oímos”. Cuando hay pérdida de la audición sensorineural, las células auditivas o los nervios auditivos están dañados y no pueden enviar al cerebro las señales necesarias para la audición. Algunas de las causas pueden ser:

  • Exposición a ruidos muy fuertes.

  • Infecciones de la mamá durante el embarazo.

  • Ciertos tipos de infecciones en el niño.

  • Medicamentos que son tóxicos para los oídos (como algunos medicamentos para combatir el cáncer).

  • Traumatismo en el parto.

  • Antecedentes familiares de pérdida de audición permanente.

La pérdida de la audición sensorineural suele ser permanente, por lo que el tratamiento implica el uso de dispositivos que ayuden al niño a oír lo mejor posible. Estos dispositivos incluyen, por ejemplo:

  • Audífonos. Dispositivos electrónicos que amplifican el sonido (hacen que el sonido sea más alto).

  • Implantes cocleares. Dispositivos implantados de manera quirúrgica que ayudan a que el niño sienta el sonido. Los implantes cocleares se usan cuando la pérdida de audición es demasiado grave como para tratarse con un audífono.

  • Dispositivos de escucha asistida (“ALD”, por sus siglas en inglés). Los dispositivos ALD, al igual que los de modulación de frecuencia, requieren que la persona que habla emplee un micrófono. La voz de la persona es así transmitida al audífono del niño, el implante coclear o los auriculares. Los dispositivos de escucha asistida permiten que el niño oiga a la persona hablar sin molestos ruidos de fondo. Los sistemas de modulación de frecuencia pueden usarse en las aulas para ayudar a los niños con pérdida de audición a que puedan oír a sus maestros.

Pérdida de la audición mixta

La pérdida de la audición mixta es una combinación de pérdida de la audición conductiva y sensorineural. El tratamiento depende de la causa de la pérdida auditiva. Pueden combinarse diferentes métodos de tratamiento para ayudar a que el niño oiga correctamente.

Trastornos de la audición

Trastorno de procesamiento auditivo

Un problema menos común de la audición es el trastorno de procesamiento auditivo (“APD”, por sus siglas en inglés). Este trastorno se presenta cuando el oído funciona bien, pero el cerebro no puede interpretar el sonido correctamente. Para oír bien las palabras, el cerebro debe reconocer e interpretar los sonidos que le llegan. Cuando la persona tiene APD, algo impide que el cerebro procese o interprete correctamente los sonidos que conforman una o varias palabras. Así, la persona no alcanza a distinguir las diferencias sutiles entre diferentes sonidos y oye una palabra por otra. No se sabe por qué sucede el APD. Algunos de los signos del APD son:

  • No poder escuchar bien

  • Dificultad para comprender el habla e interpretar el ruido de fondo

  • Problemas para prestar atención y recordar la información que se recibe en forma oral (como en el aula)

  • Dificultades con el lenguaje, como mezclar las sílabas de las palabras

  • Problemas para leer, comprender y deletrear, y con el vocabulario

  • Rendimiento deficiente, mala conducta y frustración en la escuela

Pueden hacerse pruebas para determinar si su hijo tiene APD. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo si cree que necesita pruebas. El APD y la neuropatía auditiva (vea más abajo) suelen confundirse con la pérdida de audición. De hecho, son problemas para comprender el habla.

Neuropatía auditiva

Al igual que en el caso del APD, el oído funciona correctamente cuando hay neuropatía auditiva. Es, en cambio, un problema que impide que el cerebro reconozca e interprete los sonidos correctamente. Por eso, el niño suele escuchar mal las palabras. También puede que no oiga siempre igual y, a veces, oiga con mayor claridad y, otras veces, los sonidos se vuelvan imperceptibles. No se conoce la causa de la neuropatía auditiva. Los científicos creen que puede estar relacionada con problemas del nervio auditivo, pero se necesita investigar más. Hay pruebas de audición disponibles para comprobar si el niño tiene una neuropatía auditiva.

 

 
Visit Other Fairview Sites